¿Cuál es la onda? | COLUMNA CULTURAL

I. Tengo un recuerdo bastante vivo de cuando leí El rey se acerca a su templo, del gran José Agustín. Luego de haber visto todas las entrevistas y escuchado todos los programas de radio en los que el autor participó (porque cuando me clavo con algo, me clavo bien), me quedé pensando en cómo lo leen las nuevas generaciones. La pregunta, ante todo, surgió en medio del “¿qué pasó, mano?” o del enigmático “¿agarras la onda?” y quizá con mayor protagonismo el “amor y paz, maestro” que aparecen en la novela.

Fotografía: Sara Faya (@________safalex)

Fueron precisamente estas expresiones las que me hicieron pensar en los tíos chavorrucos; esos que se te acercan para hablarte de cómo el rock es lo-más-de-lo-más cuando ya están todos borrachos, con esos ojitos brillosos que delatan que el mundo ya no les pertenece y que lo que antes era La Mera Onda, hoy no es más que un chiste.

Me acuerdo de que cuando pensé aquello con el libro de José Agustín en mis manos, una escena de Los Simpsons acudió a mi memoria. Homero y Barney se están arreglando para salir y cuando Abe entra en la habitación y los cuestiona, Homero le responde: “tú no entiendes, papá, no estás en onda”. Y la respuesta del papá es la archiconocida frase de: “yo sí estaba en onda, pero luego cambiaron la onda, ahora la onda que traigo no es onda y la onda de onda me parece muy mala onda y te va a pasar a ti”.

II.
Y pues sí, podemos pensar, qué mala onda que la onda deje de ser la onda, porque al final vamos a ser los chavorrucos de las siguientes generaciones. Esos tíos y esas tías que juegan a ser jóvenes y que después de decir la expresión más extraña del mundo (como si los personajes de José Agustín salieran de los libros para hablar con nosotros) rematan con el clásico así como dicen los chavos, son el espejo de nuestro destino; con otras palabras, sí, con otras expresiones, es verdad, pero chavorrucos, al final del día.

Cuando alguien diga uy, en mi tiempo nos íbamos al antro a bailar Bad Bunny, va a sonar igual que el nombre, mano, a nosotros nos prendía un chorro escuchar Pink Floyd. Nuestros sobrinos nos van a mirar con desconfianza y van a pensar que somos anticuadísimos, que cuando nacimos todavía ni se descubría el fuego. Vamos a estar sentados en la mesa de los adultos pero no vamos a querer vestirnos como abogados ni como maestras, ni hablar del trabajo ni de las cuentas ni de si ya subió el huevo; así como los tíos que de pronto se aburren de los adultos y nos asaltan para hablar sobre su juventud.

Y cuando hablemos de las cosas por las que luchamos, de las ideas que defendimos, nos van a odiar todavía más, porque van a pensar que somos unos conservadores de lo peor. Las mujeres lucharon para abolir la violencia, la desigualdad, el machismo y los hombres para dejar de ser unos cavernícolas de lo peor. Luchamos para que nadie estuviera en el margen y las chicas pudieran salir con las chicas y los chicos con los chicos sin que nadie pusiera el grito en el cielo. Pero nos vamos a desmayar cuando nuestros sobrinos nos digan que se está haciendo todo lo posible para que los humanos se puedan casar con sus teléfonos. Diremos que eso no es natural, que es una aberración absoluta; lo peor es que nunca imaginamos que ese momento llegaría, pues por mucho tiempo respondimos a ese “y te va a pasar a ti” igual que Homero Simpson: “para nada, maestro, nosotros vamos a rockear por siempre”.

III.
Y entonces, luego de haber perdido la onda, nuestra onda, esa onda que engloba todo lo que está a favor de la humanidad y al mismo tiempo tiene estilo, vamos a decir: ah, caray, ¿qué pasó?, ¿ahora cuál es la onda? Y la risa de aquellos chavorrucos de los que nos burlamos alguna vez va a resonar con fuerza a nuestras espaldas, diciéndonos: ¿no que no tronabas, pistolita?

Ringo Yáñez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.