ENSAYOS Social

La ansiedad colectiva y la guerra en la que todos participamos

Ilustración por: Guillermo Luna

Estoy seguro de que este Año Nuevo muchas personas no querían arrancar el año sino más bien ser arrancados de él, y entiendo perfectamente el porqué.

El tiempo es un invento humano, sabemos que el tiempo pasa porque las cosas cambian y en ese sentido nuestra percepción del tiempo depende del ritmo al que estamos acostumbrados a que las cosas cambien, el problema es que nadie entiende en qué maldito compás está la canción que compuso dios para nosotros, ni para la humanidad.

En la antigüedad uno podría haber vivido en el Imperio Romano sin enterarse de las épicas batallas que se libraron alrededor del Mediterráneo, se podía tener la certeza de que a menos de que pasara algo milagroso o catastrófico, el paisaje sería exactamente el mismo. Hoy el paisaje sobrepasa las montañas, vivimos con la terrible condena de ver en primera fila como los poderosos se pelean en Twitter, con millones de nosotros de por medio, atónitos.

Afuera hay una pandemia que todos los días en México mata cientos de personas, las cifras de pobreza e inseguridad suben con la curva de contagios y a demás estamos viviendo una sangrienta guerra ideológica. Nadie te preguntó si querías formar parte, pero malas noticias, en esta guerra tú y yo estamos en el frente del combate, y eso no quiere decir que podamos decidir a dónde se dirige nuestro batallón, porque nuestro ejército se comporta más como una ola de mar que como una unidad militar, no hay dirigentes, no hay generales, tampoco enemigos definidos. Lo único que sabemos es que todos nosotros seremos una puta gota de agua en el mar que sepultó nuestra civilización.

La guerra que luchamos en tan antigua como la humanidad misma, pero ahora las cosas son diferentes, porque de unos años a acá tu lugar en esta guerra también implica tu lugar en la sociedad; es decir que el conflicto entre nosotros y ellos se ha vuelto tan poderoso que define hasta las personas con las que te relacionas y el cómo eres visto por los demás. Antes las guerras se peleaban entre territorios, pero hoy en el mismo territorio convergen combatientes de diferentes bandos, y todos los días, con cada pequeño roce hay una batalla entre estas fuerzas; algunas son insignificantes y el saldo no pasa de una mala cara, pero otras terminan por separar familias, y últimamente hasta muertos hemos tenido.

No me malinterpreten, no escribo este texto para suplicar un alto al fuego porque sé que eso es imposible, no existe nadie que tenga poder suficiente para detener esta guerra; además, al igual que tú, yo ya escogí mi posición y no estoy dispuesto a ceder ni un paso ante a mi enemigo, a quien por cierto le tengo profundo respeto y repudio al mismo tiempo.

Como dije antes, nadie sabe qué ritmo lleva nuestra canción, pero creo que todos podemos coincidir de que sea como sea va en chinga; la historia de la humanidad nunca se había escrito tan rápido, pero últimamente pareciera que la humanidad vive el día a día como si ese fuera su último día; pero no, al día siguiente nos despertamos con una cruda terrible del anterior y con un itinerario todavía peor.

No creo que nadie entienda en su totalidad esta situación, y mucho menos yo. No sé cómo vamos a arreglar este desmadre pero de alguna manera debemos hacerlo, pienso que primero que nada debemos aceptar el mundo tal y como es: la pandemia, la guerra, la crisis, todo; porque este es el mundo en el que vivimos, y lo único a lo que podemos aspirar es que este caos en algún momento se torne en belleza, como cuando pones leche al café y en la superficie aparecen figuras.

Te deseo de todo corazón que dentro de esta ansiedad colectiva en la que vivimos tú estés bien. Lucha fuerte, lucha por lo correcto y sobre todo, lucha como si mañana ya no fueras a hacerlo, y al día siguiente repite el proceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: