ENSAYOS FEMINISMO Social

Amor y ternura feminista

¿El amor romántico es tan malo como lo pintan?

Fotografía: Silvia Tovar

Para el feminismo el amor no es malo, hay que dejar claro esto porque muchas veces se entiende que las mujeres feministas odiamos a los hombres y no somos capaces de amar a alguien.

Esto es completamente una falacia que se ha construido al rededor de la teoría feminista: el amor importa.

Primero es importante diferenciar que hay muchos tipos de amor, el amor de pareja, el amor de familia, el amor a los amigos, el amor a una profesión y la lista es larga, hay muchos y diversos tipos de amar, yo me quiero enfocar primero en dos: el amor propio y el amor de pareja.

Primeramente el amor propio es un pilar importante, comienzas a aceptarte, a perdonarte y hacer cosas que te hacen bien; tristemente si no contamos con esto a veces podemos pasar por alto que las personas nos traten mal o tengan actitudes que nos dañan.

El amor propio es un camino difícil y lleno de subidas y bajadas pero que la satisfacción que nos causa el poco a poco ir queriendonos más siempre vale la pena.

No entraré más en detalles en este tema porque también es muy personal y cada persona va a su ritmo en este proceso de aceptación.

Ahora, hablando del amor romántico, para mí es un tema complicado, por principio de cuentas, por el nombre que se le otorga.

Si hablamos de romanticismo una cena con velas y vino a la luz de la luna es lo primero que se nos viene a la mente y a nadie le hace daño, al contrario, son detalles que se agradecen, la crítica hacia este tipo de amor no va en contra de eso, van en contra de los “estereotipos de película” que nos han impuesto, ¿a qué estereotipos hago referencia? Bueno, a las típicas películas donde las mujeres somos princesas que necesitan ser rescatadas y los hombres llegan, nos salvan y ahora nuestra vida es por ellos y para ellos.

Las cosas en la realidad no son así, las mujeres no necesitamos ser salvadas y los hombres no tienen que ser nuestros super héroes, en las relaciones no debería existir esta dependencia tóxica que termina dañando a ambas partes. Los amigos son parte importante, nuestras metas a futuro son importantes, y una pareja también lo es pero no tiene que alejarnos de todo lo que nos gusta y restringirnos cosas.

Esto por mencionar un ejemplo de “estereotipo de película tóxico” hay otro, donde comúnmente las mujeres se enamoran de los “chicos malos” que las tratan mal y terminan siendo centro de rehabilitación, aquí se cae en lo mismo de la dependencia de pareja que es una de las principales críticas al amor romántico.

Y así podríamos irnos con muchos ejemplos más donde lo impuesto por la sociedad desde hace muchísimo tiempo nos ha permeado tanto que parece que es lo normal pero no es así, esto ha dañado nuestra percepción y las relaciones terminan siendo (no en todos los casos) dependientes y dañinas, por eso es importante el replantearse como llevamos nuestras relaciones románticas y si estamos siguiendo algo impuesto o estamos llevando una relación sana.

El amor romántico no es malo, el amor dependiente sí lo es, porque al final ni amor es, es solo depender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: