ENSAYOS Social

La reina del Football

Ilustración: Carlo Ornelas.

Esto lo escribo como un instrumento de empatía humana. Hacia donde pretendo dirigir las preguntas y los esfuerzos para transformar la convivencia.
¿Cómo empatizo de una forma sincera?

En el desarrollo normal de mi mundo y mi vida en la calle experimenté un acercamiento lo mínimo de sincero y real con un producto de la imaginación.
Hay alguien, específicamente que después de muchos años en represión, se desenvuelve de una manera muy florida y con mucho brillo y resplandor. Él, casualmente *hace lo que le sale de la polla*, por emplear alguna frase apropiada para exponer mi causa, al vivir y hacer su vida más brillante y extravagante. Su respeto empieza, sin excepción desde que se convierte en parte funcional de un todo social y después, cuando se asienta como persona individual y característica, o sea al nacer y al adquirir la ciudadanía y la personalidad, pero para efectos de mi propósito digamos que en cuanto decide hacer de él y sus actos un libre arbitrio bien ejercido.
Por azahares del destino, este proceso se desarrolla en paralelo con una carrera deportiva cada vez más en ascenso que culmina en la ejecución profesional, digamos en la NFL.
Focos, atención, gritos y mucho entusiasmo le construyen una confianza de 10, es más de 1,000. Es alguien con un talento que no puede pasar desapercibido, algunos lo consideran el mejor de su tiempo o de su momento en el juego.
De pronto, ocurre algo importante y sin poder contener el entusiasmo posa como nadie ha posado, las portadas de Vogue y Runway enloquecen.

Y yo, que fui educado con una percepción de la realidad que en ese momento y en ese contexto era dominante, me paralizo.

Este contraste lo percibo desde el plano de haber asimilado los “elementos para ser hombre” y me produce una sensación horrorosa. Alzo el pecho y engroso la voz porque: qué cosa más terrible y malvada ser lo que él, verdad?
Nadie ha mencionado que es mala persona, al contrario todo el mundo lo adora por su sencillez y sentido de la responsabilidad social, pero por solo un gusto, como el gusto a lo dulce o lo picante, lo marqué y lo puse al margen.
Lo concibo como la falla del mundo que yo mismo comprendo en términos específicos y estáticos. Todo esto a través de instrumentos culturales con el que intervengo en él, como los roles de género.

Esta visión es para tus ojos, no para empatizar yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: