ENSAYOS

La verdad detrás de la máscara

Ilustración: Daniel Méndez

En una época donde se vive tres veces más rápido de lo que se aparenta, donde la difusión de los hechos se esparce más pronto de lo que imaginamos, Incluso si googleas algo obtienes miles de respuestas por segundo y bien, ¿cuándo nos hemos puesto a pensar en ello? ¿Cuánta veracidad contiene quién la difunde? ¿Y él por qué?

Pertenecemos a un tiempo tan fácil y frágilmente manipulable, el cual cree todo lo que se le dice, no indaga, no pregunta sólo asiente sin pensar ¿Cuál es el trasfondo que tendrá este hecho? ¿A quién afecta y cómo lo hace? Solo lo aceptamos, como una frase que ha sonado:

“Si no crees en ello, tú estás mal”

Cuando inclusive ni el contexto, ni las cuestiones orillan a pensar en eso.

La dispersión social es un arma muy grande, filosa, la cual actúa más fuerte de lo que imaginamos, causando heridas muy graves, incluso el reparo de esto es el triple de fuerte, hay que ser realistas: nada volverá a ser como antes.

La mentira parece estar adherida a nuestro ADN, ¿Cuántas veces no lo hemos hecho de manera positiva o negativa sin importar el hecho? Vivimos en un mundo lleno de ellas, nadamos y respiramos sobre estas, creemos todo lo que se nos dice, no vamos más allá ¿Es el temor? ¿La presión social de que si no estás con ellos todo está mal contigo? ¿Cuál es el impulso de vivir con ellas? el coraje, el resentimiento, el odio… este odio es el ingrediente principal con el que se forman, trayendo consigo afectaciones muy grandes, desplomando estructuras, momentos y tristemente nadie se pregunta sobre ello, solo se ve por encima de la acción y no por los efectos que tendrá.

Es desalentador saber que miles de mentiras son reproducidas en este momento y que incluso estamos formando parte de una de ellas, sin saber el por qué, donde desafortunadamente ya nuestra marca está impresa sobre ellas.

En un mundo donde es más importante el mantener un estatus que se tiene, en vez de gritar y postergar cuál es la realidad en que se vive, lo que de verdad afecta y no la patraña de mentiras que se hablan diariamente e incluso hasta se transforma en un estilo de vida para algunas personas.

El olvido es fácil para algunos en cambio para otros NO, será un hecho que nos persiga por el resto de nuestra vida. Debemos ser conscientes sobre lo que estamos haciendo, no solo hablar por hablar, ponerse a pensar en todos aquellos efectos que traerá, a cuantas personas estamos dañando e inclusive arruinando su vida.

Es decepcionante el mundo en el que vivimos, donde su estructura base es tan mediocre, donde el mentiroso es más alentado por su ignorancia e imprudencia, y otros son atacados por cuestionarse, se niega el derecho de poder explicar y decir cuál es la verdad, simplemente por que la sociedad ahora es tu juzgador.

Y te pregunto ¿Quién les dio el derecho de poder hacerlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: