CULTURA DESIGUALDAD ENSAYOS

El robo cultural no es tan malo como suena

Fotografía: Mauricio Ara

Actualmente la página web de Louis Vuitton, la reconocida marca de ropa y accesorios europea, tiene en venta una peculiar silla de diseñador bajo el nombre ‘dolls by raw edges’, la cual, como ya te imaginaras, tiene un precio para nada accesible a la media mexicana, aunque dicha silla tenga claramente un bordado originario del estado de Hidalgo, que por supuesto dentro del pueblito de Tenango tiene un precio menos estrafalario.

Este caso fue muy sonado y comentado hasta llegar a oídos de la Secretaria de Cultura en México, y por más indignante que pueda sonar este atroz robo intelectual, prefiero profundizar en la raíz del problema sobre la apropiación cultural y aclarar porque no es tan malo como parece.

Casi siempre que se habla de apropiación cultural tiende a tener cierta connotación negativa, a excepción de las pocas veces que se le trata de defender, como es el caso. Incluso podrías buscar el término en google y darás con infinitos textos que lo satanizan o hablan de cómo te pueden llegar a herir, y la verdad es que estas aseveraciones me parecen una exageración e incluso un retroceso en cuanto a la propia producción cultural.

Para aclarar mi punto, me es necesario comentar las diferencias entre apropiación cultural y aculturación, la primera es cuando un grupo dominante toma rasgos de la cultura dominada y la segunda es lo contrario, para mí, es más indignante la aculturación sin embargo es indefendible dentro de la práctica, pues los grupos dominados muchas veces tienen que asimilar la cultura de la dominante para no verse excluidos por sus conquistadores.

Ahora bien, yendo a lo que me atañe, la apropiación surge de una manera natural y espontánea, incluso ayuda a que ciertos elementos arcaicos de la cultura dominada prevalezcan o que precisamente sea más fácil aceptar e integrar a grupos segregados, creando cierta amalgama de culturas y volviéndola cada vez más compleja.

Poniendo de nuevo el caso del primer párrafo como ejemplo, el tradicional bordado de Tenango tiene sus raíces en el México prehispánico e inevitablemente ha sufrido alteraciones tras la conquista (sería ridículo suponer que las actuales manos que bordan esos diseños dentro de Hidalgo son cien por ciento indígenas, tomando en consideración toda la tabla de mestizajes que se elaboró durante los trescientos años coloniales) sin embargo, el hecho de que una marca europea haya robado tales patrones de tela, trivializa de manera simbólica la violenta opresión histórica que se sufrió durante aquellos años, y que a pesar de que no cura ni borra lo sucedido, sirve de analgésico para las dos partes que ahora pueden compartir y disfrutar de la belleza de la artesanía mexicana.

En el ensayo de Andrea Smith, Para Todos Aquellos Que Eran Indios En Otra Vida, reclama que “Quieren convertirse en indios sin ser responsables ante las comunidades indígenas”, y por supuesto, aquellos individuos manoslargas, han vivido y se han desarrollado en contextos diferentes, pero no por ello dejarán de apreciar lo que los nativos han cultivado.

Otra de las cuestiones criticables, como ya lo habrá detectado el audaz lector, es el hecho de consumir elementos significativos para cierto grupo sin saber siquiera su significado o lugar de procedencia, pero es que hasta parece casi utópico que dos niños calcen bordados similares, aun estando del otro lado del mundo, incluso si para ellos tienen significados completamente diferentes, diversificando y volviendo más complejo su valor cultural, no deteniéndolo en su lugar de origen y ayudando a eliminar prejuicios sobre las costumbres y los hombres.

Creo que no tendrías porqué justificar con tu color de piel, tu orientación sexual, tus creencias religiosas o lugar de nacimiento, el cómo vas vestido. Tú deberías de poder tener las costumbres que te hagan sentir más cómodo con tu identidad personal, sin importar si es alejada a “la cultura que perteneces” porque de lo contrario solo sería etiquetar y segregar a los grupos culturales dominados.

¿O acaso soy al único que le parece ridículo no poder utilizar la palabra “Nigga” en frente de un afroamericano en pleno siglo XXI, solo porque mi melanina no da para más?

La connotación de esa palabra pasó de ser un símbolo de opresión a uno de hermandad, ¿Por qué los afroamericanos se ponen reacios al considerar a un blanco como un igual? Sería igual de ridículo que negarle la posibilidad a un español de comer tacos junto a mí y ofenderme por siquiera intentarlo.

Para finalizar, escogeré el mejor ejemplo de esta apropiación beneficiosa, la música; el género musical rock, tiene sus orígenes en la comunidad afroamericana con bases como el blues y el jazz, sin embargo, el grupo dominante de los blancos opresores se apropió de este a tal punto de que el rey del género tiene la piel solo un poco bronceada, pero gracias a que la producción del género se abrió por este “robo“, ahora podemos disfrutar de música contestataria practicada desde Latinoamérica hasta a Alemania, con exponentes de todas las razas, religiones e intereses. De igual manera, no veo a los colombianos alterados por el éxito de Los Ángeles Azules o a propios hispanohablantes con el éxito de Despacito en Europa, con Justin Bieber cantando un género que “no le corresponde”.

A pesar de todo esto, hubo un grupo de gitanos reclamando a Rosalía por haberse apropiado del flamenco en aquel bello álbum musical de ‘El mal querer’, teniendo en cuenta que lo trastocaba cambiándolo con sonido pop, la española no hizo más que demostrar las posibilidades musicales de la armonía entre distintos géneros con distintos propósitos y significados culturales.

Para mí, este enojo gitano proviene de la misma naturaleza de cuando te gusta mucho un músico y te enojas con los recientes seguidores que no conocen su primer álbum, un enojo inmaduro y caprichudo que solo evita la convivencia positiva.

Les propongo disfrutar de todas las expresiones artísticas y culturales, sin prejuicios o estereotipos y a llenarlas del significado que más te remita, llegará un día donde perdamos el rastro del significado original, y terminaremos creando una mezcla rica de culturas con significados más complejos y valiosos. O igual te puedes seguir enojando u ofendiendo, mientras tratas de evitar que las personas asimilen culturas que les gustan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: