CULTURA ENSAYOS

DIOS ESTÁ LOCO

Ilustración: Daniel Méndez

Después de sumergirme en una travesía por las letras de Saramago, entré en una crisis que me llevó a analizar la biblia, y con ella a plantearme una seria pregunta mediante un supuesto: Si Dios existe, ¿Dios está loco?

León es un amasijo extraño, mi cuna siempre me ha parecido avasalladora, sobre todo su gente, la concentración de población católica me abruma. Antes que nada me gustaría hacer una aclaración importante: No tengo nada en contra de nadie, lo que me avasalla es la gente fanática, mi cuna es una familia católica hecha y derecha, no comparto su opinión ni mucho menos su devoción, pero esa es otra historia, hoy quiero venir a contar una serie de hechos que Saramago también intuyó y lo llevó a decir por la voz de Caín, el rebelde por naturaleza: Dios no es bueno, Dios no es malo, Dios está loco.

Expulsó del Edén a Adán y Eva, la manzana fue mordida, el pecado original se planta como una semilla que germinó a la humanidad y su desdicha (o, en cualquier caso, todos sus placeres) ¿Quién es Dios para poner a prueba lo que él mismo ha creado, y castigarlo severamente como si se tratase de un niño berrinchudo y con poder?

La misma prueba se repite en distintas circunstancias, Caín, hijo de Adán y Eva, derrotado por no pasar las pruebas de humo, Mata a Abel golpeándolo con la quijada de un burro. Los celos distan mucho de ser la causa de la muerte de Abel. Caín mata a su hermano debido a la impotencia de no poder matar a Dios. Si Dios hubiera aceptado la ofrenda de humo de Caín, abandonado su rincón de soberbia, soberbia propia de un Dios griego, Caín no estuviera involucrado en lo que se conoce como el primer crimen de la humanidad. Si Dios es misericordioso y bienhechor ¿Por qué no interrumpió el crimen y en cambio dejó que Abel muriera a manos de su hermano?

La desobediencia de Eva marca la primera gran revolución en el pensamiento humano, la mujer rebelde se manifiesta, la mujer curiosa. “Satanás” en su excelente cosplay de serpiente, criatura de gran belleza y peligrosa presencia, se presenta ante Eva, no ante Adán. Pedro, uno de los apóstoles se atreve a decir que escogió a la mujer por ser el vaso más frágil (1 Pedro. 3:7). Para desgracia de Pedro, Eva, astuta, curiosa, se dejo seducir no por las palabras de la serpiente, sino por la sabiduría “Incluso Dios sabe, que cuando coman de ese árbol, comprenderán todo mejor; serán como Dios, porque sabrán diferenciar entre el bien y el mal”. Eva sale de la caverna. No importan las consecuencias, Eva escoge la verdad y el conocimiento antes que una vida inmortal, en un paraíso lleno de placeres.

¿El castigo de Dios a Eva? Lo conocemos, no sé qué piensen, pero yo creo que Eva no le metió el fruto a Adán por la garganta para que lo tragase, en cambio Dios sentencia: “Desearás estar con tu marido, pero él te dominará a ti”.

Caín, tachado como el “Malo” siempre ha sido el chico favorito de la literatura, el mártir por excelencia, desterrado a caminar sin rumbo, extranjero de su propia tierra; Con una marca tatuada en su frente que fue hecha por Dios. Un dato curioso, es que muchas personas interpretaron esta “Marca de Caín”, como si Dios cambiara de un momento a otro la piel de Caín a negra, como “Castigo” de su crimen. Este hecho suscitó la creencia de que las personas con esta tez fueran tachadas como maldecidos, usando esta interpretación como justificación al comercio de esclavos.

Lo seguro es que Caín es considerado el nacimiento del hombre rebelde, aquel que niega a Dios y lo desafía, a su vez Caín se convierte en el primer hombre rechazado por Dios. Dicen que Dios rechazó la ofrenda de Caín por la falta de fe que este tenía, no me parece una justificación razonable como para rechazar una ofrenda. Me parece la justificación de un hombre soberbio que no tolera que duden de él.

Hablemos de pruebas de amor sumamente enfermas, las relaciones denominadas como “tóxicas” han existido siempre, y da la casualidad de que Abraham y Dios tienen una muy particular. “Dios quería saber si Abraham era obediente, y para probarlo, le dijo que sacrificara a Isaac (su hijo) en la montaña” Génesis 21:1-3 “Abraham quería mucho a su hijo, pero deseaba obedecer a Dios” Génesis 22:1-2

La situación me parece muy cómica, sinceramente, me imagino a Dios aburrido, con un ego exorbitante que hace que constantemente este pidiendo pruebas de amor de un nivel muy radical, lo normal hubiera sido que Abraham se negara, ¡Es su hijo! ¿Cómo demonios lo mataría para complacer a un Dios? Esto solo me hace pensar en sus seguidores como corderos con los ojos tapados, guiados hacia un precipicio. Por si alguien se lo preguntaba: Al final un ángel le dijo a Abraham, quien estaba a punto de matar a su propio hijo, que no lo hiciera, que Dios lo amaba por ser obediente. Pero eso no importa, la voluntad ya había hecho correr la acción. ¿Qué Dios es aquel que ordena a un padre que mate a su propio hijo? Un Dios capaz de todo.

Como estas historias hay muchas, seguramente han escuchado hablar de Job, aquel que soportó duras pruebas de Satanás con el permiso de Dios, ¿Para qué? Para demostrar su fidelidad, y su integridad, a Dios no le bastó su fe.

Una torre de magnitudes colosales, hermosa, benigna, los hombres con esfuerzo y trabajo la construyeron nombrándola la torre de Babel. Pero nadie puede tener la tentación de tocar el cielo. Sucede la tragedia: Dios la derriba de un soplo y separa al hombre por distintas lenguas.

Podría durar una eternidad analizando los comportamientos erráticos de este Dios, Sodoma y Gomorra, las siete plagas, el gran diluvio etc. Pero creo que el punto a quedado claro, Saramago en el libro “Caín” llega a la siguiente conclusión:

“Dios, el creador del cielo y de la tierra, está rematadamente loco, porque solo un loco sin conciencia de sus actos admitiría ser el culpable directo de la muerte de cientos de miles de personas y se comportaría luego como si nada hubiese sucedido, salvo que, no se tratara de locura, la involuntaria, la auténtica, pura y simple maldad de Dios”

Como les decía, suponiendo que Dios existe, Dios está loco, y sufre de constantes arranques psicóticos, ignora al mundo, y pide fe. No sé si este texto se consideraría como blasfemia, pero no es algo que me preocupa, me preocupa en cambio todos los crímenes cometidos en su nombre, toda la ignorancia predicada aún en el actual siglo XXI que solo genera la falta de tolerancia. No estoy hablando de todos, pero León Guanajuato tiene en la actualidad un índice alto de población católica, y entre ellos me ha tocado coincidir con personas que excusan lo que no entienden con el mal, por lo tanto, con el rechazo y el rezago social. Es momento de reflexionar.

Dios está loco ¿Cómo estás tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: